Tel: (+34) 948 304 229
Mov: (+34) 696 491 860
Noticias
Critica de Diario de Noticias de " Lisztomania. La Fiebre Liszt"
LA tercera entrega -antes fueron Bach y Chopin- de estos biopic teatrales referidos a grandes músicos, está dedicada a Franz Liszt. Se mantiene ese fondo de divulgación en el espectáculo, pero es algo más completo, y desde luego, con un nivel musical...
16/11/2010

Tres intérpretes musicales rodean los pensamientos bien recitados de Liszt (Juániz, francamente bien caracterizada como Liszt joven; y Munárriz). Iñaki Fresán da un fortalecimiento evidente al espectáculo al imponer la autoridad de su voz en cuatro Lieder del compositor sobre poemas de Heine, Rellstab y Redwiitz. Ciertamente nos volvemos a reafirmar en la madurez y grandeza estilística que ha adquirido Fresán en la poco programada y delicadísima faceta del recital de Lied. Excelente pronunciación, muy bello timbre que favorece el carácter dramático de algunos textos, pero también es balsámico con otros más líricos, y un volumen potente que envuelve al espectador.
No podía faltar el concepto de virtuosismo puro y duro en esta función, y lo puso el violinista -ayudante de concertino de la Orquesta Nacional- Mario Pérez Blanco, que, como quien no quiere la cosa, despachó el "moto Perpetuo", del allegro del Concierto para Violín opus 11 de Paganini, con una brillante y espectacular limpieza y rotundidad, recibiendo una gran ovación del público.
Pero Liszt es sobre todo el piano. Ese piano que, como contaba el guion, al principio era un juguete, pero dejó de serlo para pasar a ser una herramienta, y luego dejó de ser herramienta, para convertirse en su vida. Adela Martín -que acompañó con mimo al violinista, y se compenetró totalmente en fraseo e intención con Fresán- hizo la Consolación del compositor húngaro francamente deliciosa, sosegada, tranquila, creando la atmósfera que corta la respiración en el público. Y cerró la velada con el Vallée d'Obermann, perteneciente a las colecciones tituladas Años de Peregrinaje, una muestra de inquietud romántica por la relación entre el hombre y la naturaleza. La versión, muy poderosa, reflejó certeramente el carácter de la obra: interrogativa y angustiada en la primera parte, con cierto alivio contemplativo en la segunda, en la hallamos uno de los temas más felices e inspirados del autor; y ese final que, sin embargo, escapa a las limitaciones del arquetípico triunfo romántico y termina con cierta sombra de incertidumbre.

Raul Madinabeitia · Tel: (+34) 948 304 229 · Mov: (+34) 696 491 860 · raulmadinabeitia@raulmadinabeitia.com
Política de Cookies
website realizado por Arwen desarrollo web y diseño